BOCA Escrito por elvocero el 05/08/2015

Ser el capitán de Boca, la nueva aspiración de Carlitos Tevez

«El Apache» se dio cuenta de que con él solo no alcanza para mejorar los problemas del xeneize y por eso ansía con ser la voz de mando del plantel para aportar su experiencia. Lo que le contaron no fue lo suficiente como para que se diera cuenta. La realidad le mostró a Carlos Tevez […]

«El Apache» se dio cuenta de que con él solo no alcanza para mejorar los problemas del xeneize y por eso ansía con ser la voz de mando del plantel para aportar su experiencia.

Lo que le contaron no fue lo suficiente como para que se diera cuenta. La realidad le mostró a Carlos Tevez que los problemas de su amado Boca son más importantes y de mayor profundidad que simplemente una cuestión futbolística. Que los inconvenientes no se iban a solucionar sólo con su presencia, y más de uno advirtió a la dirigencia que con “Carlitos solo no alcanza”.

Si bien el “proyecto Tevez” había arrancado exitosamente, la estrepitosa caída ante Unión y no tanto por la derrota, si no por la manera en la que Boca perdió, puso en alerta a Tevez quien, como se sabe, no regresó al país para hacer “pata ancha”, y que las cosas sucedan sin que él no hiciera algo para evitarlas o alimentarlas.

Evidentemente, los problemas deportivos son varios y muchos. Tevez se dio cuenta que este equipo tiene vicios profundos, manías que han llevado al fracaso en varias oportunidades.

Desde Carlos Bianchi a la fecha, Boca ha repetido actitudes. Antes al Virrey se lo acusaba de ser “viejo” para dirigir al equipo y de ahí todos los males. Ahora con Arruabarrena falta de experiencia para hacerlo. El punto medio, el que de alguna manera iba a mezclar las dos posturas, era Tevez, pero repetimos una vez más: con Carlitos solo no alcanza.

Vio, personalmente, cómo los referentes del equipo: Orion, Díaz y Gago, bajaron sus rendimientos sin motivo alguno. Carlitos no entiende algunas cosas y quiere, a su manera, comenzar a tratar de poner orden en el desorden. Ser una voz cantante más fuerte que la del propio técnico, que sigue quemándose en la tibieza de sus decisiones. Tevez entiende que hay puestos ocupados por apellidos y pocos por hombres. Que un mal encuentro lo tiene cualquiera, pero ve que muchos hacen del partido de Boca, su propio partido.

Por eso Tevez quiere ser capitán del equipo. Aunque esto no es más que un mero formulismo, para el delantero es un síntoma de poder, como si fuera un anuncio oficial, ya que todos respetan a Carlitos por lo que significa para Boca y por su trayectoria.

Fuente: Don Balon